How to identify a ‘technomad’

How to identify a ‘technomad’

¿Quién no ha soñado alguna vez poder trabajar desde cualquier sitio del mundo sin tener que acudir a un lugar fijo de trabajo? De hecho, cada vez más empresas apuestan por la flexibilidad y ofrecen la posibilidad de trabajar de forma remota. Pero el sueño de trabajar totalmente a distancia puede quedar lejos de un simple viernes haciendo skypes en camisa y pantalones de pijama…

¿Cómo empezó el tecnomadismo? 

Hace 10 años que Cherie y Chris  viven en un autobús vintage y trabajan de forma remota como consultores y desarrolladores tecnológicos. El irlandés Benny Lewis se fue a hacer un año sabático y jamás volvió: actualmente habla más de siete idiomas y vende su método de aprendizaje online.  Pero el gran pionero del tecnomadismo fue Steven Roberts, que en los años ochenta dejó su cómoda vida en Ohio para convertirse en un tecnómada: diseñó una bicicleta reclinada equipada con uno de los primeros portátiles, contrató el primer proveedor comercial de servicios telemáticos de Estados Unidos y recorrió 27.000 kilómetros. Escribía en código binario con el manillar y movía el cursor con el casco. 

eldiario.es

Una imagen histórica de Steven Roberts en su “bici informatizada”. eldiario.es

Pero gracias a Internet y a nuestro mundo hiperconectado, hoy en día es bastante más sencillo ser un tecnómada y no requiere tanto ingenio. Entonces, ¿Qué condiciones básicas tiene que cumplir alguien para serlo?

1. Trabajan viajando 

Programadores, diseñadores, blogueros o marketeers son algunos de los profesionales –generalmente freelance- que, por poder, pueden trabajar desde donde quieran. La existencia de espacios de coworking en todas partes del mundo encaja mucho con el estilo de vida de un tecnómada. 

2. No tienen domicilio fijo 

Están tan acostumbrados a viajar y a pasar temporadas en un sitio o en otro, que no tienen un hogar fijo. Echar raíces no es lo suyo, aunque siempre tengan un sitio al que volver en Navidad. Por eso, servicios de almacenamiento de objetos físicos, como el trastero en la nube de Boxmotions, son su principal aliado a la hora de almacenar lo que tengan y ahorrarse los gastos fijos de una habitación o apartamento, por diminuto que sea. Porque el tecnomadismo puede durar toda la vida, pero también puede ser solo una aventura pasajera, un año sabático o una temporada trabajando fuera. Y siempre hay que estar preparado para volver.

3. Dependen de su ‘arsenal’ tecnológico

Se dice que el tecnomadismo va muy ligado a una tendencia llamada minimalismo, que aboga por poseer muy pocas cosas. Lo que seguro que transportan con ellos a todas partes y seguro que nunca abandonarían a un trastero o guardamuebles son todos sus gadgets electrónicos: ordenador, smartphone, cargadores portátiles…

4. Son especialistas en encontrar wifi

Son los vampiros del Internet. Arrasan el wifi allá donde van. Encontrar hotspots o comprar USB’s con conexión de banda ancha es su única y principal condición para poder trabajar. Sin internet su nomadismo no sería posible.

 

¿Conoces a algún tecnómada o alguien que tenga un estilo de vida similar? ¡Cuéntanos su caso, en Boxmotions lo queremos conocer!

Related Posts