Los diez mandamientos para compartir piso

Los diez mandamientos para compartir piso

1. Amarás tu habitación sobre todas las cosas

 

En el piso que compartas, tu habitación será tu templo y harás de ella un espacio acogedor. Decorarás las paredes. Ordenarás bien tu ropa. Tendrás un bonito escritorio. ¿Lucecitas en la pared, quizás? ¿Fotos de tus mejores momentos? Velarás para que sea una habitación y no un cuarto de los trastos: harás espacio y si hace falta, llamarás a Boxmotions, tu trastero en la nube, para que te guarde cajas de ropa u otros objetos que no uses en tu día a día.

2. No dirás la palabra LIMPIEZA en vano

Organizarás rutinas de limpieza con tus compañeros de piso y siempre cumplirás, tengas la excusa que tengas.  Utilizarás aplicaciones como Homeslice para repartir tareas, listas de la compra común y demás obligaciones.

3. Santificarás la cocina

 

Limpiarás hasta la última cucharilla del café que hayas ensuciado antes de irte de la cocina o del piso porque querrás que los demás hagan lo mismo contigo. Y sí, la encimera es parte de la cocina: las migas de pan aún no caminan solas hasta el cubo orgánico a no ser que ya tengas hormigas en casa.  Una vez secados, los utensilios lavados se tienen que guardar. Para jugar a los equilibrios ya existe el juego del Mikado.

4. Honrarás a tu salón y a tu cuarto de baño

 

Da igual si te gusta comer en el salón, si te sacas los calcetines mientras miras la tele o si te espachurras como una lagartija bajo el sol: cuando te vayas del salón, te ocuparás de no dejar ningún rastro de tu paso por allí. El único lugar de un piso compartido que puede parecer una jungla más de ocho horas seguidas es tu habitación. Harás igual con el lavabo porque convivir no significa compartir la intimidad: los calzoncillos sucios en tu cuarto y si te depilas, no hace falta que dejes rastro de ello.

5. No te saltarás las normas

 

Las reglas están para romperlas, de acuerdo, pero si con tus compañeros de piso habéis establecido algunas normas básicas, si pretendes romperlas, al menos pide permiso. Establecer unas reglas mínimas de convivencia será casi un MUST a la hora de convivir: regular temas de limpieza, de pagos, recordar cerrar las luces y la puerta antes de iros, decidir si se pueden hacer cenas o fiestas con otros amigos. En fin, hablad de todo lo que sea susceptible de que uno de vosotros se vaya de patitas a la calle. 

6. No cometerás actos impuros (en zonas comunas)

 

 

7. No te aislarás (completamente)

 

Por más ermitaño que seas o por más días antisociales tengas, compartirás algo de tiempo con tus compañeros, ya sea por cordialidad. Una conversación mínima de cinco minutos al día es BIEN, más que nada porque aunque no seáis ni amigos, vivís bajo el mismo techo y quién sabe, también os podéis echar un cable en momentos difíciles.

8. No darás falsos argumentos (para desmentir que tu nueva pareja prácticamente vive con vosotros)

 

No te inventarás excusas cuando tus compañeros de piso estén un poco moscas porque haya un nuevo inquilino en el piso que además no paga gastos: tu nueva pareja. Lo hablarás y llegaréis a un acuerdo: ya sea marcharte o contribuir con gastos. Y sobretodo: no os apalancaréis horas y horas en el sofá cual caracoles babosos… que para esto tenéis la habitación.

 

9. No consentirás compañeros de piso cualquiera

 

A la hora de escoger candidatos nuevos, te pondrás en la piel del CEO de una empresa: preguntarás hasta el más mínimo detalle de sus vidas solo para asegurarte de que podéis convivir correctamente. ¿Fuma? ¿Bebe? ¿Tiene muchos amigos? ¿Le gusta la música? ¿Tiene animales? ¿Estudia o trabaja? ¿Qué horario hace? Cualquier pregunta puede ser una gran fuente de conocimiento…

10. No codiciarás la comida ajena

 

Está feo robar, y más feo robar la comida de tus compis… Llama a Glovo o vete al súper antes de hacer algo de lo que te vas a arrepentir. Organizar alguna cena conjunta o cocinar para todos puede ser también una dinámica muy sostenible y positiva de vez en cuando… A menos que vivas con Joey de Friends, claro.

 

Boxmotions es el trastero en la puerta de tu casa.  Haz espacio en casa. Guarda tus cosas físicas en la nube. 

Posts relacionados