4 alimentos que nunca deben faltar en tu despensa

4 alimentos que nunca deben faltar en tu despensa

Una buena despensa es como un buen fondo de armario: en ella encuentras todo lo que necesitas rápidamente y cojas lo que cojas siempre te sienta bien. Pero llenar este espacio extra de nuestra cocina, de forma que nos sea realmente útil, no es tan sencillo como podemos creer a primera vista. 

Para empezar, debemos aprender a reconocer qué ingredientes no deberían faltar nunca en él y cómo conservarlos adecuadamente para que estén en perfecto estado cuando vayamos a echar mano de ellos. ¿Quieres saber cómo conseguirlo? Pues sigue leyendo.

Conservas de verduras y legumbres

La base de la cocina mediterránea rica, sana y barata (o sea, el sofrito) y la clave para hacer cenas en 10 minutos en forma de ensalada de judías verdes con huevo cocido o unos guisantes con jamón tienen un elemento en común: la verdura.

Las conservas de verduras deberían ser el must de tu despensa, los alimentos a los que más espacio dediques junto a las legumbres que, por cierto, también puedes almacenar en tarro ya cocidas.

  1. Organiza tus botes de verduras (y si quieres los de legumbres cocidas) cuidadosamente, resguardándolos de la luz directa, el calor y la humedad y agrupándolos por ingredientes.
  2. Pon cada ingrediente en una fila que vaya del fondo de la despensa al borde, de manera que los últimos guisantes que compres queden colocados al final de la fila y los que están más cerca al borde tengan la fecha de caducidad más próxima.
  3. Para que unos botes no contaminen el espacio de otros, pon unas guías de cartón o de madera. La ventaja de respetar este sistema de filas es que te permitirá de un solo vistazo saber qué debes incluir en la lista de la compra.

Conservas de pescado

No todos los productos procesados son malos y las conservas de pescado y marisco son un buen ejemplo de ello… siempre que las compres envasadas al natural o en aceite de oliva.

Aunque no pueden sustituir al pescado fresco, las conservas de pescado azul (sardinillas,caballa, sardinas, atún…) aún contienen parte del ácido graso omega-3 lo que las convierte en un alimento cardiosaludable y las conservas de marisco al natural son una fuente de muchos de los minerales que más demanda nuestro organismo, como el hierro o el yodo.

Por estas virtudes se merecen ocupar un espacio en tu despensa, y gracias a su formato, que suele ser plano y rectangular, son fáciles de almacenar. Pero como tardan hasta seis años en caducar si están conservadas en aceite de oliva te recomendamos un truco para que no te olvides de ellas. atornillar en una de las paredes laterales de la despensa, entre balda y balda, una cesta de alambre pequeña donde colocar cuatro o cinco latas variadas. Así no te dará pereza rebuscar en el fondo del armario para sacarlas de aperitivo.

 Apúntate a nuestro curso gratuito de orden en casa y lee la lección completa

Aceite de oliva virgen extra

Todo son virtudes nutricionales en el aceite más puro que se puede consumir. Por su valor como protector de nuestra salud, por lo rico que está y por lo caro que es, te recomendamos que aprendas a conservarlo como se merece.

Reserva para él el suelo de tu alacena, allí donde no dé la luz y esté a salvo de olores y, si se derrama accidentalmente, solo te dé el disgusto de desengrasar el suelo y no el mueble entero.

Con el precio que tiene, la opción más económica es comprar una garrafa e ir rellenando con ella una botellita de un litro que puedes dejar a mano fuera de la despensa. Eso sí, no la pongas cerca de los fuegos ni del horno, porque con el calor directo pierde propiedades.

Pasta seca integral

Quizá no sea tu favorita, por aquello de que es integral, pero deja de resistirte, no solo es más sana gracias a que la fibra y las vitaminas que contiene, disminuye el índice glucémico, y está más rica.

Lo bueno que tiene la pasta, sea integral, al huevo o refinada, es que es casi inmortal siempre y cuando se conserve en el envase apropiado porque una vez abierto el paquete es mejor trasvasar el contenido a un tarro que disponga de un cierre hermético.

¿Un engorro? Puede, pero solo si no tienes capacidad para solventar el hecho de que estos tarros son frágiles, salen más económicos si se venden en lotes y a lo mejor no dispones de espacio para acumular tantos como necesitarías para ir reponiendo los que vayan perdiendo las propiedades aislantes de su cierre.

Quizá tú no puedas guardar tus tarros vacíos, pero nosotros sí. Convierte a Boxmotions en centro de almacenaje de organizadores de despensa y podrás aprovechar todas las ofertas que se te presentan por internet sin tener que pensar dónde vas a meterlas.

Tu comida perfectamente ordenada y conservada te lo agradecerá. Y si quieres más consejos sobre tu despensa, no te pierdas todos los trucos que aparecen en nuestro curso gratuito: tu casa en orden en 21 lecciones.

Apuntate a nuestro curso gratuito

Posts relacionados