Trucos para mantener cables, tablets y demás a raya

Trucos para mantener cables, tablets y demás a raya

La tecnología nos ha hecho la más vida más fácil y entretenida. Del espacio que ocupa en nuestra casa, con el lío de cables y cargadores que implica, no podemos decir lo mismo.

Aprender a organizar nuestros aparatos electrónicos de manera funcional y más o menos decorativa tiene también su miga, pero no desesperemos porque ambos son objetivos que se pueden conseguir.

Toma nota de estos tips y disfruta de tus tablets, smartphones, ordenadores y portátiles sin que ningún cable convertido en amasijo, ni ninguna batería baja te lo impida.

Invierte en una estación de carga

Si en tu inventario de aparatos electrónicos figura algo más que un móvil, te merece la pena invertir en una estación de carga multidisposivo. Puedes pensar que añadir un dispositivo más a tu listado no es más que echar leña al fuego, pero en la práctica no es así.

Cada dispositivo en su lugar

La gran ventaja que ofrecen estas bandejas que almacenan nuestros aparatos en vertical es que los deja descansar todos agrupados en un mismo sitio (al mismo tiempo que los carga, obviamente).

Si la usas adecuadamente se acabó el llamarte a ti mismo con el móvil de otra persona o, peor aún, con el fijo, para saber dónde está tu móvil. Simplemente acostúmbrate a dejar los aparatos ahí cada vez que termines de usarlos.

Escógela con cuidado

Elige un modelo con varios puertos USB y acostúmbrate a poner en su sitio cualquier dispositivo cuando termines de utilizarlo, desde el portátil a la tablet. Solo por el tiempo que te vas a ahorrar buscándolos por toda la casa ya merece la pena la inversión.

Si incluyes una estación de carga a tu vida, escógela atendiendo a un criterio práctico, pero también estético y colócala en las zonas comunes de la casa. Hay modelos los hay muy bonitos, en materiales como el bambú, que quedan bien en cualquier salón.

Almacena cables de reserva en tu escritorio

Fuera de tu vista, convenientemente metidos en un cajón, reserva dos o tres cables con puerto de USB por si, misteriosamente, los que dejaste conectados en tu estación de carga desaparecen.

La mejor forma de guardarlos es dentro de una cajita marcada con su nombre, así evitarás tener que registrar todo el cajón cada vez que los necesites.

Otra opción es que lo apuestes todo a un caballo ganador: comprar un único cable de los que poseen diferentes “puntas” que le permiten conectarse a cualquier aparato electrónico sin problemas.

 Apúntate a nuestro curso gratuito de orden en casa y lee la lección completa

Desenreda lo enredado

Nos vamos a encargar de los cables que quedan a la vista y a un dedo de tu teclado: tus auriculares, tus cables para la grabadora, para la cámara de fotos, los del cargador del portátil… todos estos visitantes pueden provocar un desorden visual importante si los dejas campar a sus anchas por la mesa de trabajo.

Evita que se enreden o se pierdan comprando un organizador que los mantenga agrupados en un solo sitio de la mesa. Y por si te sirve de consuelo, no puedes hacer casi nada para impedir que se enreden una vez los saques de ahí: un estudio realizado por la Universidad de California confirmó lo que ya sospechábamos, es imposible meter unos auriculares en una mochila y recuperarlos cuando hay que usarlos sin que se haya hecho algún nudo.

Échale un vistazo a la parte de atrás de tu ordenador

Una vez decidido dónde vas a colocar tus dispositivos y cómo vas a mantener a raya tus cables le toca el turno a la zona cero del feísmo electrónico: la parte de atrás de tu ordenador/ equipo de música/ torre de consolas.

Si dejas que ese espacio se salga de madre, acabarás criando a la reina de todos los ácaros en tu casa y tú, sin saberlo. Organizar estos cables es cuestión de sacudirse la pereza y ser un poco creativo.

Hay soluciones para todo tipo de bolsillos: desde usar tiras de velcro para desenrollar solo y exclusivamente el cable que necesitas y mantener el resto enrollado fácilmente a los organizadores de cables de tubo, que los agrupa para que el final en la parte de atrás de tu mueble solo haya visualmente un único cable gordo, y las regletas más o menos estéticas que los mantienen todos separados, pero en su lugar.

Guarda el sobrante

Te pongas como te pongas es muy posible que al repasar todos los cajones, estanterías y cajones de tu escritorio descubras que tienes por casa más cargadores y cables que aparatos electrónicos.

No te deshagas de ellos. Sigue estos pasos para doblarlos adecuadamente:

  1. Mételos individualmente en tubitos de cartón (como los que quedan cuando has acabado el rollo de papel higiénico)
  2. Rotula en el exterior a qué dispositivo corresponde ese cable
  3. Haz un inventario de todos ellos
  4. Mételos en una caja y, si abulta demasiado, mándala a Boxmotions.

Nunca se sabe cuándo vas a necesitar estos repuestos. Lo que sí sabemos es que te los enviaremos a casa cuando los necesites. Y si lo que necesitas son más trucos de limpieza y organización, no te pierdas nuestro curso gratuito sobre cómo organizar tu casa en 21 lecciones.

Apuntate a nuestro curso gratuito

Posts relacionados