Cómo organizar un almacén para optimizar espacio

Cómo organizar un almacén para optimizar espacio

Si eres un habitual por aquí, ya sabrás que en nuestro blog tenemos como objetivo ayudarte a tener una casa o una oficina más ordenadas. Básicamente, porque sabemos que una casa organizada es sinónimo de una casa más feliz. Después de darte algunos consejos para organizar y decorar la habitación de invitados, por ejemplo, hoy le toca el turno a otra de las estancias de la casa o de la oficina: organizar el almacén.

Y es que admitámoslo: los lugares de almacenaje —tanto en la oficina como en nuestra propia vivienda— corren siempre el peligro de terminar convirtiéndose en un auténtico caos en el que no solo resulta casi imposible encontrar algo sino que, además, terminan siendo contraproducentes al no proteger nuestras pertenencias como deberían. Eso por no hablar de lo inútiles que resultan cuando no son optimizados para sacar de ellos el máximo provecho.

Si quieres aprender a organizar tu almacén para optimizar al máximo todas sus posibilidades, toma nota.

¿Cómo llevar a cabo la organización de un almacén?

  1. Toma conciencia de lo que tienes: y es que uno de los primeros pasos a la hora de organizar un almacén o un trastero es saber exactamente qué es lo que tenemos que guardar en él. Por ello, el primer paso para organizarlo consistirá en realizar un inventario.
  2. Una vez realizado este registro, procederemos a meter en cajas o módulos de almacenamiento todos los elementos, etiquetándolas de forma correcta y visible para que de esta forma nos sea más sencillo organizarlas y encontrarlas cuando las busquemos.
  3. Planifica tu trastero o almacén: a la hora de diseñarlo y de escoger la mejor opción de distribución, lo mejor es realizar un croquis para ver cómo colocar los distintos elementos para sacar el máximo provecho del espacio disponible. Para ello podemos escoger hacerlo a mano, pero existen muchas aplicaciones gratuitas que pueden ayudarnos a visualizarlo de forma más clara.
  4. Cuidado con el método de almacenamiento: y es que además de escoger materiales cómodos y prácticos, una buena recomendación consiste en escoger cajas de más o menos el mismo tamaño, para poder apilarlas entre sí y por lo tanto optimizar al máximo el espacio disponible. Por otro lado, debes tener en cuenta que uno de los problemas más comunes en este tipo de espacios son las humedades, por lo que debes prestar atención al tipo de cajas o módulos escogidos.
  5. El almacenamiento vertical, tu gran aliado: y es que si lo que buscamos es sacar el máximo de provecho de un espacio reducido, no debemos olvidarnos de hacerlo también en vertical. Por ello, las estanterías serán siempre tus mejores aliadas a la hora de almacenar.
  6. A la hora de colocarlo todo, reflexiona sobre su uso: y es que no todo lo que contiene el almacén necesita estar a fácil acceso. Por ello, y al hacer tu inventario, recuerda listar todos esos elementos según su frecuencia de uso para, después, colocarlos en consonancia según cuán a menudo vayas a necesitarlos.

Ya lo sabes: lo más importante -además de ser conscientes de las necesidades que tenemos- es planificar bien cada uno de nuestros movimientos: desde el sistema de almacenaje utilizado hasta la frecuencia de uso. De esta forma conseguiremos sacar el máximo provecho del espacio disponible y  hacerlo lo más funcional posible.

Recuerda que si tras la remodelación del espacio no dispones de lugar de almacenamiento suficiente, alquilar un trastero externo puede ser la solución. Boxmotions, por ejemplo, ofrece un servicio de trastero inteligente en el que puedes escoger pagar por artículo almacenado o por espacio contratado, y que incluye en sus tarifas el transporte de tus pertenencias.

Pide un presupuesto

Posts relacionados