No tires bombillas, aprende a reciclarlas

No tires bombillas, aprende a reciclarlas

En plena emergencia climática y en estos momentos, cuando movimiento como el ‘zero waste’ ganan adeptos en todo el mundo cada día, lo cierto es que muchas personas todavía no saben cómo reciclar muchos de los objetos de nuestro día a día, como las bombillas.

¿Un ejemplo? Un estudio publicado por Greenpeace a principios de este año afirmaba que España tiene bajos porcentajes de reciclaje en la basura doméstica (tan solo el 33% de la población lo lleva a cabo), recogiendo más del 80% de los desechos como residuos mezclados.

Como sabrás, en Boxmotions creemos que una casa más ordenada y minimalista es sinónimo de felicidad. Por ello, ¿por qué no íbamos a aplicar esta misma máxima al planeta que nos acoge?

Después de explicarte cómo apuntarte a una vida libre de residuos, hoy es el turno de tratar un tema relacionado con ello: ¿cómo reciclar las bombillas? Te lo contamos.

¿Qué debo saber sobre el reciclaje de bombillas?

  1. La primera máxima que debemos tener en cuenta a la hora de reciclar bombillas es que jamás deben ser tiradas al contenedor de vidrio.
  2. A partir de aquí, debes saber que, dependiendo de su composición, estas pueden ser o no recicladas. Cuando se trata de bombillas hechas de filamentos o halógenas, deben ser llevadas al contenedor de desechos. Cuando, por el contrario, se trata de bombillas LEDs, luminarias, de descarga o fluorescentes, deben ser tiradas al punto limpio que podrás encontrar en establecimientos como ferreterías, tiendas de bricolaje o ecoparques. A partir de aquí, existen algunas matizaciones.
  3. En el caso de las bombillas fluorescentes y las fluorescentes compactas, fabricadas con vapor de mercurio en su interior, es importante reciclarlas en su contenedor especial de punto limpia sobre todo por el mercurio que contienen, que puede ser recolectado y utilizado de nuevo.
  4. Por lo que respecta a las bombillas de descarga, que también contienen mercurio en su interior, deben ser recicladas en un contenedor de punto limpio por el mismo motivo que las anteriores.
  5. Los LEDS, que no usan gas ni halógenos en su interior, son una opción menos contaminante y más eficiente que los casos anteriores, pero deben ser reciclados también en un punto limpio.
  6. En el caso de las bombillas luminarias, es importante saber que al contener también una pequeña parte de mercurio en su interior también deben ser recicladas en uno de los contenedores especiales.
  7. Finalmente, todas aquellas opciones no reciclables (de filamentos o halógenas, por ejemplo), deben ser desechadas en el contenedor general y, como apuntábamos antes, jamás en el contenedor de vidrio, ya que pueden generar problemas en el reciclaje de este material.

Ya lo sabes: los pequeños gestos marcan la diferencia. ¡Apúntate a una vida más ecofriendly!

Pide un presupuesto

Posts relacionados