Trucos para que ordenar juguetes sea fácil y divertido

Trucos para que ordenar juguetes sea fácil y divertido

Enseñar a los más pequeños a que una habitación ordenada es una habitación feliz y responsabilizarles de que sus muñecos “duerman” cada noche en el sitio que les corresponde no solo hará que se sientan mejor consigo mismos, sino que serán niños más responsables, autónomos y capaces de tomar sus propias decisiones.

¿Quieres saber cómo conseguir este baño de autoestima que, de paso, evitará que pises fichas de Lego cuando vas descalzo? Pues no te pierdas estas claves.

Usa el método Kaizen

Desde que el niño es pequeño es muy importante que establezcas bien la rutina de recoger su cuarto, es decir, decide si le enseñas que antes de jugar a un nuevo juego hay que recoger el anterior, o que se recoge todo a la vez antes de ir a la cama o que se hace antes de cenar…

Cualquier sistema que elijas es el correcto siempre que quede claro que en casa en un momento determinado del día se recogen todos los juguetes.

Una vez que tengas claro la rutina que quieres establecer, echa mano de la sabiduría oriental y usa con el niño el método Kaizen (algo así como el pasito a pasito nipón).

 Apúntate a nuestro curso gratuito de orden en casa y lee la lección completa

  1. Desgranar la tarea en pequeños pasos, concretamente, en pasitos de tan solo un minuto.
  2. Todos los días, a la hora que decidas (pero siempre la misma), explícale que vas a ordenar la habitación y pídele que te ayude durante un minuto.
  3. Cuando el niño ha interiorizado que todos los días a esa hora debe estar un minuto recogiendo, puedes ampliar el tiempo a dos minutos. Y luego a tres, a cuatro… así, pasito a pasito.

Plantéalo como un juego

Todo vale: puedes pedirle que te ayude a recoger los juguetes de color verde o los que sean redondos o los que hagan ruido o los que tengan pelo. O hacer una competición de a ver quién recoge más juguetes en un minuto. O preguntarle si sabe dónde va esto o aquello.

Premia su esfuerzo

No nos referimos a que combatas el fuego con fuego, o sea, que le compres más juguetes si lo hace bien, sino a que premies a tu joven organizador con lo que realmente más le gusta a los niños: pasar tiempo con sus padres. Un agradecimiento sincero por su esfuerzo con palabras cariñosas  o el tiempo que tú consideres toda la familia hará junta algo que él elija, son dos de las mejores maneras de premiar su ayuda en casa.

Pónselo fácil

Colócate en el centro de su habitación de rodillas y ahora pregúntate: ¿a qué altura están las soluciones de almacenaje de su cuarto? ¿Son realmente accesibles al niño? De nada sirve pedirle que coloque sus cuentos, si como sitio le hemos asignado la balda más alta de la estantería o un bonito baúl que no dejamos que manipule porque nos da miedo que se pille los dedos. Pídele opinión sobre dónde colocaría él sus cosas, que te cuente cuáles son sus juguetes favoritos… le encantará sentirse protagonista y decidir con él dónde irá cada cosa le facilitará el trabajo de recordar su sitio.

Establece puntos de juego

Divide cada rincón de la habitación en una actividad que le guste.

En el rincón de leer coloca varias filas de rieles o baldas de poco fondo a la altura del niño para poner sus cuentos favoritos de forma que parezca un expositor. Decorará la pared y él podrá colocarlos sin dificultad. Y lo mejor, cada semana podéis escoger juntos o dejarle que escoja la selección de libros que quiere que vaya en esas baldas.

También puedes hacer un rincón de pintar (y todos los materiales pueden ir almacenados en un pupitre multiusos o en una caja debajo de la mesa y la silla); un rincón de los abrazos, donde pueden ir los peluches… es una forma de dividir los objetos por actividades para que a la hora de colocar le puedas decir, ”¿dónde va la ovejita de peluche?”, y él la lleve al rincón de los abrazos.

Ponle ruedas

La vida y el almacenaje es más fácil con ruedas. Si has optado por una cama nido una buena idea es usar como cabecero una estantería alta a la que puedas poner ruedas con freno que simplemente deslizándola te sirva de centro de almacenaje de día y mesita de noche. Coloca cestas o cajas en la parte de abajo y pega en cada una de ellas un dibujo o una imagen de los juguetes que más le gustan para que pueda acceder  a ellos y guardarlos con facilidad. Si coloreáis y pegáis los dibujos juntos, el éxito está casi garantizado.

Elimina los elementos disruptores

No se te ocurriría tener la bicicleta del niño metida en su habitación, ¿pero sí sus patines, los cubos y palas gigantes que solo lleváis a la playa  o los 12 balones de distintos tamaños formas y colores? Reconócelo, los juguetes estacionales o repetidos (no serás el primero que se junta en Navidades con dos cocinitas) entorpecen vuestra labor de mantener todo bajo control.

Pero no hace falta hacer cambios drásticos al respecto. En Boxmotions te ofrecemos opciones de almacenaje flexibles para todos ellos y, lo mejor, es que los vamos a recoger a tu casa y te los devolvemos cuando quieras cómodamente. Hazle foto a todos los duplicados, para que el peque tenga claro que están guardados a buen recaudo, y explícale que cuando se gasten o se canse de los que quedan en su cuarto los puede recuperar sin problemas.

Si quieres saber más trucos para conseguir organizar la habitación de los niños y que no sea una leonera, apúntate a nuestro curso gratuito: tu casa en orden en 21 lecciones.

 

Apuntate a nuestro curso gratuito

Posts relacionados