Cuatro problemas de elegir mal tu operador logístico

Cuatro problemas de elegir mal tu operador logístico

Aún siendo cierto que nadie tiene una bola de cristal para adivinar el futuro, hay que tomar decisiones. En el mundo empresarial, ya sea en negocios B2B o B2C, toca dirigir, delegar o colaborar con un operador nuestra logística. Para ello, será clave realizar un buen análisis previo de cuáles son nuestras necesidades y objetivos logísticos.

Dependiendo de los resultados de este análisis, con una alta probabilidad toque delegar toda o parte de nuestra logística a un operador. Como hemos comprobado en el estudio de la Consultora Armstrong and Associates, el 90% de las grandes empresas externalizan su logística. Sin embargo, ¿Con quién colaboramos? Varios factores a tener en cuenta como son:

  1. Especialistas en transporte de tu producto
  2. Reputación
  3. Tecnología
  4. Precio

Habiendo realizado el análisis, habiendo elegido operador tras tener en cuenta estos factores, elegimos operador. Sin embargo, ¿Cuáles son los riesgos de no realizar buena elección?

Impuntualidad

Uno de los KPI’s (indicadores de calidad) a tener en cuenta es la puntualidad. Los clientes son cada vez más exigentes en cuanto a elegir una franja horaria de entrega y como cualquier persona en cualquier aspecto personal o profesional, la falta de puntualidad penaliza gravemente la satisfacción percibida.

Comprueba el ratio medio de incidencias (es imposible que no las haya) y qué soluciones se aportan para ciertos casos. Poder ofrecer atención al cliente final será muy importante para que se sienta atendido, escuchado y personalizado.

No poder enviar a algunos puntos geográficos

Recibes un pedido para las Islas Canarias, o Baleares, o Ceuta, o Melilla… y te dice tu operador que ahí no te envía tu producto. No todos los operadores tienen capilaridad geográfica ni homogeneidad de servicios. Será importante entonces poder contar con la opción de satisfacer a tus clientes porque como dice la famosa frase de Concepción Begines «Hoy vendes 1 litro de leche, mañana son 2».

Capilaridad logística

 

Operarios no cualificados, daños en el producto

Hay que tener cuidado porque no cualquiera puede transportar mercancía. No es tan sencillo como coger un medio de transporte, montar un paquete o pallet y llevarlo a un punto final.

Es importante saber cómo empaquetar o preparar el pallet, el orden de almacenaje del producto, el embalaje… llegar a destino, subirlo si es necesario a piso o tener la posibilidad de montaje en ciertos productos como mobiliario o electrodomésticos.

Pregunta por el expertise de la empresa, en qué son especialistas, si sus operarios están cualificados y qué capacidades físicas tienen para llevar la satisfacción de tu cliente al máximo nivel.

Falta de tecnología, falta de transparencia

Más que subcontratar, nos gusta hablar del término colaborar. A pesar de que es necesario dejar en manos de especialistas nuestra logística, no debemos de abandonar las gestiones de control y revisión.

Sin embargo, debido a la ausencia de tecnología principalmente, se suele dar el caso de que no hay transparencia en cuanto a registro de envíos, seguimiento de pedidos… y si es imposible medir, es imposible mejorar.

Para ciertos escenarios, la firma digital y validación de SKU o paquetería es clave para comprobar que nuestras tiendas distribuidoras o cliente final ha recibido el paquete. La digitalización no es del futuro, no es ni siquiera del presente, es de ayer. Toca ponerse las pilas o nos quedaremos atrás con respecto a nuestra competencia.

AutorJosé Luis Domínguez Escudero .

Especialista en Marketing en  Boxmotions  & Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial en  ESIC

 

 

Posts relacionados