Gestión de Stock ¿Puedes manejarla?

Gestión de Stock ¿Puedes manejarla?

En términos definitorios, es la encargada de organizar la entrada y salida de mercancía en un negocio. De este modo, aseguramos que los costes provenientes de la conservación de inventario estén optimizados y en sus niveles más bajos.

Sin embargo, como siempre hay que pensar en la demanda, la empresa siempre tiene unas preguntas que realizarse:

  • ¿Cuánto producto debo de tener guardado?
  • ¿Cuánta cantidad de determinado producto es la ideal?
  • ¿Cuándo debo debo de pedir más suministro?
  • ¿Cómo debo de guardarlo para optimizar la preparación de pedidos?

Por ello, la tecnología juega un papel fundamental ya que no sólo es pedir cantidad y guardarla en un almacén como ven con las preguntas que realizamos. La trazabilidad del inventario y su transparencia junto a previsiones de demanda y envío ayudan a optimizar costes más aumentar la capacidad de entregas.

Control vs Gestión vs Optimización

Sin embargo, es cierto que suele haber confusiones con los términos control, gestión y optimización de stock. Veamos las diferencias con ejemplos:

  • Control de stock es una imagen realista y detallista de las cantidades de cada producto. A esto, se debe de sumarle toda la información en cuanto a particularidades y localización en el almacén de cada uno de ellos.

  • Gestión de stock tiene como definición la administración de entradas y salidas de mercancía. De este modo, es la encargada de dirigir cuál será la ubicación de cada producto, la trazabilidad del inventario y la encargada de ordenar la renovación de inventario.

  • Optimización de inventario. Así como se dice, siempre se puede mejorar, buscamos incrementar la productividad de la gestión de stock. Con ello, reducimos costes y aumentamos mejorar las entregas. Sin ninguna duda y como hemos comentado, la tecnología será crucial para reducir incidencias, saber dónde las cometemos, prever mejoras de control de stock y de renovación de pedidos.

Objetivos de la gestión de inventarios

 

Adecuar las cantidades de producto

Debido a análisis sobre el historial de demanda o almacenaje, la demanda actual y las previsiones de venta, se consigue obtener unos niveles de stock apropiados según el producto determinado o mercado (si trabajamos con varios) en el que queramos operar. La cadena de suministro por tanto juega un papel crucial en este sección.

Por poner un ejemplo, no se vende la misma cantidad de helado en invierno que en verano. Este producto, debido a su estacionalidad necesita de histórico de datos para conocer cuando se debe de pedir, renovar inventario y cuánto para que no tengamos existencias sobrantes que no consigamos vender.

Garantizar la calidad en el trabajo

Habiendo comentado antes la importancia de la gestión, se busca a través de métodos de trabajo ubicar los productos de modo que la preparación de pedidos sea lo más limpia (sin incidencias) y eficiente posible.

entrega paletizada

Sin embargo, no es sencillo ya que, se debe de tener en cuenta los costes como veremos en el apartado a continuación. En el punto medio está la virtud y por tanto una estrategia omnicanal logística en la empresa colabora para encontrar el equilibrio entre cantidades, costes y buen servicio al cliente final.

Como hemos analizado en artículos anteriores, los clientes cada vez son más exigentes en cuanto a costes de envío, transparencia (entregas programadas y seguimiento de pedidos) y por supuesto, incidencias en tiempo y forma de los productos.

 

Optimizar costes

Habiendo muchas posibilidades en este sentido, volvemos a reiterar nuestra apuesta por la tecnología. Estadísticamente siempre nos aportará unos números y sugerencias para determinadas acciones. Sistemas que ayuden a tener una visibilidad just-in-time, actualizada al momento, de cada pedido, cada entrega… consigue saber los momentos certeros para solicitar nuevas cantidades. Incluso, prever las cantidades de devoluciones para la cual, la logística inversa debe de ir de la mano.

De este modo, conseguimos automatizar procesos en cuánto a la rotación de existencias o acciones de preparación de pedidos. Estos indudablemente desembocan en reducción de costes para ti y tu empresa.

 

AutorJosé Luis Domínguez Escudero

Especialista en Marketing en Boxmotions & Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial en ESIC

Posts relacionados