Medir antes de actuar – KPIs de inventario (I)

Medir antes de actuar –  KPIs de inventario (I)

¿Dónde te ves dentro de 5 años? Esta pregunta mítica de las entrevistas de trabajo no se hace porque se piense que tenemos una bola del futuro. Se realiza para conocer si tenemos un plan.

 

Dentro de la estrategia, es necesario planificar. Por tanto, antes de actuar debemos saber qué medir. Qué y cómo vamos a controlar nuestras acciones y progresos.

Por ello, teniendo en cuenta nuestro último post sobre gestión de stock, buscamos con este artículo ayudarte a garantizar una gestión más efectiva de tu almacén y de la rotación de productos que hay en ella.

 

¿En qué consiste un KPI?

 

Como definición, un Key Performance Indicator es un indicador de rendimiento. Básicamente, una métrica que facilita el control de una acción. De este modo, podemos plantear unas expectativas o previsiones de nuestro, en este caso, inventario.

Teniendo los KPIs correctamente identificados y previstos, conseguiremos dar seguimiento a nuestras acciones más relevantes y, en el caso de que no funcionen según lo previsto, poder pivotar hacia un plan de contingencia.

 

Habiendo realizado previamente un análisis provisto de un historial de datos, podremos adaptar nuestra gestión hacia un modelo omnicanal y digital. Con ello, buscamos automatizar acciones de reposición de inventario y agilizar la preparación de pedidos. En conclusión, optimizar recursos y reducir costes.

 

¿Qué medir de mi inventario?

Stock promedio

Es la media entre la cantidad de mercancía al comienzo del almacenaje entre la cantidad final (establecida en una fecha concreta como puede ser al finalizar una temporada o año). De este modo, el manager de la sección de logística puede evaluar las variaciones interanuales que se producen y comprobar así el crecimiento o decrecimiento de esta.

 

Sp = (Si + Sf)/2

 

Stock óptimo

Es la medida justa que se requiere de inventario para poder responder a la demanda sin que se concurra en falta de existencias. De este modo encontramos optimizar la rentabilidad y costes.

 

So = Volumen óptimo + Mínimo volumen requerido + Cantidad de seguridad

 

Contracción de inventario

Resta entre la cantidad prevista y la que realmente hay utilizable. Como en cualquier planificación o acción, puede haber errores. Es preciso evaluar constantemente estos errores para su posterior solución. Siempre se puede dar que la mercancía se dañe o las previsiones no fueran realizadas correctamente.

 

Ci = (Volumen previsto – Volumen real) / Volumen previsto

 

Promedio de pérdida de stock

¿Cuánto stock pierdes al cabo del año? Los casos más comunes suelen ser por daños, robos o por productos perecederos. Es importante medir este KPI ya que nos facilita el porcentaje de eficiencia. A la postre, el stock óptimo resulta beneficiado con este indicador.

 

Ps = (Volumen no entregado / demanda) x 100

 

Días de inventario

Duración de la mercancía hasta que sale del inventario. De este modo, se consigue evaluar los costes concurridos por producto. La liquidez de la empresa se ve afectada directamente con esta métrica ya que, a menor tiempo concurrido, menor será el coste de almacenaje. Como resultado, conseguimos optimizar la rentabilidad logística.

 

Di = Tasación de inventario diario promedio / (Tasación de los productos liquidados en un año / 365 días)

 

AutorJosé Luis Domínguez Escudero

Especialista en Marketing en Boxmotions & Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial en ESIC

Posts relacionados