¿Sabes qué quieres para tu logística B2B?

¿Sabes qué quieres para tu logística B2B?

«¿Qué quieres ser de mayor?» es una pregunta que escuchamos bastante desde que nacemos. Quizás dijiste que querías ser doctora, quizás dijiste que querías ser profesor, quizás dijiste que querías ser futbolista o quizás dijiste que querías ser Director de Operaciones. Cambia la pregunta a «¿Qué quieres para tu empresa?«

La realidad es que en muchas ocasiones nuestras respuestas van cambiando, tomando forma, madurando hasta llegar a acercarse unos objetivos concretos. Para ello, nos hace falta experiencia. Tiempo real de trabajo, estudio y vivencias, para focalizar en nuestros objetivos.

Por ello, entendemos después de llamadas, correos, presupuestos… que las necesidades para B2B (Negocio a negocio, negocios entre empresas) difieren de las que necesita un negocio B2C (Negocios a Consumidor final). Así que, aquí os dejamos tres factores fundamentales en este post:

Capilaridad geográfica

 

Como hemos comentado anteriormente en este blog, hay problemas para llegar a ciertos puntos geográficos del panorama nacional en el que las comunicaciones son menos sencillas o la demanda es menor. La logística para las islas es un claro ejemplo de problema a resolver.

La importancia de tener diferentes puntos de almacenamiento ayuda, pero más importante aún es poder ampliar la capacidad de entrega.

Cierto es que, en algunos puntos concretos geográficos, la demanda es baja por diversos motivos.  Sin embargo, consejo de mi abuela «Hoy vendes un litro de leche, mañana te compran dos». No te olvides de quién sí es público objetivo tuyo. Tiendas de distribución (De muebles, de colchones, de libros, de ropa, de bricolaje, etc) encontramos en todo el panorama nacional.

 

Capilaridad logística

 

Posibilidad de homogeneizar operadores

 

Este punto puede generar controversia. Es cierto que como bien indica el refrán, «no pongas todos tus huevos en la misma cesta», te insta a diversificar operadores.

Pero la realidad es que se consiguen mejores precios contando con un número más reducido de operadores pero de confianza. Además, otro de los beneficios es la simplificación de la gestión logística que no es un commodity precisamente.

En definitiva, ten abierta la posibilidad de homogeneizar servicios y territorios en un único operador para optimizar costes y reducir incidencias.

 

homogeneidad

 

Rapidez de envíos, incluido paletizados

En este aspecto no varía mucho el B2B del B2C en cuanto a psicología del consumidor. Los clientes actuales exigen la llegada cuánto antes de sus pedidos (24/48 horas) tal y como pide un cliente desde el salón de su casa.

La diferencia está en que la cadena se agranda y tu cliente tiene a otro cliente esperando. Por lo que cualquier fallo hace crecer exponencialmente el grado de insatisfacción. De hecho, la capacidad de acordar una entrega segura en tiempo y forma será fundamental para fidelizar tus clientes y ganar nuevos.

Por tanto, será clave una gran optimización del routingla seguridad y garantía de cuando llega el pedido como puede facilitar el hecho de las entregas programadas.

AutorJosé Luis Domínguez Escudero

Especialista en Marketing en Boxmotions & Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial en ESIC

Posts relacionados