Cómo dar de alta el agua: precio, documentación y requisitos

Cómo dar de alta el agua: precio, documentación y requisitos

Las mudanzas suelen ser momentos llenos de estrés y con una larga lista de quehaceres. Hemos desarrollado una serie de posts en este blog dedicados a ayudarte con algunas de las tareas más habituales: cómo dar de baja los suministros de tu otro hogar, de cómo utilizar el papel de burbuja para embalar, de cómo desmontar muebles tú mismo o de cómo alquilar una furgoneta de mudanzas.

Con ese mismo objetivo, hoy queremos darte una guía paso a paso sobre el proceso del alta del agua, cuánto cuesta, qué tipo de documentación es necesario aportar o cuáles son los requisitos a cumplir. ¡Toma nota!

Guía para dar del alta el agua en tu nuevo hogar

¿Qué documentación necesito para dar de alta el agua?

Lo primero que debes tener en cuenta al dar de alta el agua en tu nueva vivienda es si se trata de un alta nueva o de un cambio de nombre del titular anterior. En cualquier caso, para proceder al alta será necesario aportar:

    • Documento Nacional de Identidad o NIF y, en el caso de actuar como representante de una sociedad o empresa, el poder de representación correspondiente.
    • Contrato de alquiler con autorización del propietario mediante el impreso de autorización al inquilino o, en el caso de ser nosotros los propietarios, la Escritura de Propiedad o la copia simple de la misma.
    • Impreso de Domiciliación si queremos domiciliar en nuestra cuenta el pago de los recibos. Se trata de un documento que podemos solicitar al momento en nuestra entidad bancaria.

Descarga nuestra checklist gratuita y planifica tu mudanza

¿Cuál es el precio del alta del agua?

A pesar de que el precio del alta del agua varía según la ciudad o comunidad autónoma en la que nos encontremos (con una diferencia que puede ir de 50 hasta 150€ aproximadamente), deberemos tener en cuenta que el precio final dependerá no solo del consumo que realicemos sino de las características el piso, casa o local, tales como el número de baños, el tamaño, si existe terraza o jardín, etc.

Lo que deberemos tener siempre en cuenta es que la factura siempre constará de lo siguiente:

  • Una cuota fija (lo que pagamos por tener disponible el servicio, básicamente).
  • Una cuota variable (que dependerá del consumo de agua que realicemos)
  • Una cuota de contratación (la que pagaremos al activar el servicio por primera vez).

Finalmente, lo único que debes tener en cuenta es que alguno de los puntos anteriores puede cambiar dependiendo de la comunidad autónoma en la que te encuentres, aunque la mayoría de compañías de agua ya permiten consultar online todos los requisitos y documentación necesaria e incluso realizar la contratación por esta vía, dándote la posibilidad de descargar todos los contratos y autorizaciones correspondientes.

¿Planificando tu mudanza? Usa nuestra checklist y no olvides ni un detalle.

Posts relacionados