Cómo dar de baja los suministros en la mudanza

Cómo dar de baja los suministros en la mudanza

Si estás inmerso en un proceso de mudanza, lo primero que te recomendamos hacer es tomártelo con calma. Y es que sabemos que, aunque en la mayoría de ocasiones tomamos estos momentos con ilusión, se trata de una época por lo general estresante y llena de quehaceres.

Uno de ellos consiste en dejarlo todo bien atado con el piso o la casa que dejamos atrás. Por ejemplo, dar de baja todos los suministros para evitar sorpresas en el futuro.

¿Es necesario dar de baja los suministros al mudarse?

Como bien sabrás, no estás obligado a dar de baja los suministros, aunque la recomendación general es hacerlo. Lo recomendable es hablar con el casero (en el caso de que el piso o la casa sean de alquiler) para comentar la situación. Puede que, por evitar el gasto de una nueva alta, el casero te pida que realicéis un cambio de nombre y no una baja.

En tu mano estará tomar una decisión u otra pero, en cualquier caso, te recomendamos no dejarlo demasiado tiempo y dar la orden a tu banco de no cobrar más recibos de esas facturas. De esta forma te ahorrarás sorpresas en tu cuenta bancaria.

Descarga nuestra checklist gratuita y planifica tu mudanza

Consejos para dar de baja los suministros al mudarme

Dar de baja suministros

Lo primero que debes tener en cuenta al dar de baja los suministros del agua, el gas o la luz es que como consumidor tienes el derecho de acceder a un servicio gratuito y ágil para hacerlo. Normalmente, dependiendo de la compañía, dispones de una oficina comercial física, así como de un teléfono y dirección tanto electrónica como postal del departamento de atención al cliente. Debes tener en cuenta que siempre existirá un teléfono gratuito, así que aunque te cueste encontrarlo de primeras, las compañías están obligadas a facilitártelo.

Revisa tu contrato

Una vez escogido el método para cursar la baja, es conveniente revisar nuestro contrato con la compañía en cuestión, para así estar informados de los términos de ese acuerdo como los periodos de permanencia, los posibles cargos adicionales por baja voluntaria y otras cuestiones similares.

Siempre deberemos tener en cuenta que lo preferible es realizar la baja de forma escrita, por ejemplo con burofax y acuse de recibo. De esta forma evitaremos sorpresas en el futuro.

Salda deudas

Una vez cursada la baja, deberás hacer frente a los pagos pendientes con la compañía en cuestión para saldar la posible deuda. Aunque hayas realizado algún tipo de reclamación si has estado en desacuerdo con alguna de las cantidades, es importante que recuerdes que es es recomendable siempre pagar las facturas (aunque exista esa reclamación en curso) para evitar sorpresas como la inclusión en los ficheros de morosos.

Y ahora que ya has gestionado todas las bajas de tu antiguo piso, no te olvides de gestionar el alta del agua, la luz y gas de tu nuevo hogar. Para que no se te olvide ninguna tarea,  te recomendamos hacer una lista de las tareas de la mudanza y empezar a gestionarlas una a una, dependiendo de su urgencia.

¡Ánimo!

¿Planificando tu mudanza? Usa nuestra checklist y no olvides ni un detalle.

Posts relacionados