Trece pasos para una mudanza low-cost y sin estrés

Trece pasos para una mudanza low-cost y sin estrés

Dicen que mudarse de casa es una de las cosas que más estresa a la gente después de la muerte de un ser querido o una separación matrimonial.  En una mudanza hay muchas cosas en juego -nuestro nido, básicamente- pero también mucho dinero. ¿Cómo hacer una mudanza con el menor estrés y gastando lo mínimo? Te proponemos un plan de tres semanas para hacerlo con la mayor organización posible.

SEMANA 1: PLANIFICACIÓN

planificar-una-mudanza

Es la semana de coger papel y boli y empezar a decidir y a planear.

1. Organizar la logística

La organización de una mudanza «de guerrilla» siempre se empieza alquilando una furgoneta o pidiendo una. Intenta que tenga 18 m3 para que pueda caber todo. Pero antes, evalúa si en tu piso actual hay ascensor y si habrá en el siguiente. Es posible que entonces prefieras que te echen una  mano.  En el caso de que tengas que dejar el piso antes de entrar en el nuevo porque, por ejemplo, tienes que hacer reformas, considera almacenar las cosas en un trastero en la nube.

2. Traspaso de piso

Tienes que darte de baja de los suministros y enterarte de cómo darte de alta en los nuevos. Por suerte, en una tarde de llamadas lo puedes tener todo solucionado. Infórmate con tiempo de todo esto para poder estar más tranquilo.

3. Limpieza

  • Poner orden y tirar cosas. Empieza por vaciar espacios de almacenaje que tengas en casa, por ejemplo, todo lo que guardas debajo de la cama o en armarios secundarios.
  • Intenta deshacerte de cosas que ya no usas. Ropa vieja o aparatos electrónicos que hace tiempo que tienes que tirar. Agrúpalo todo y apunta un día en tu agenda para ir al punto verde o donarlo en alguna asociación.
  • Arreglar y limpiar. Si el piso es de alquiler, piensa en la fianza. Revisa que todo funcione correctamente. Ya puedes ir descolgando cuadros y llenando los agujeros con masilla.

4. Consigue cajas, maletas, bolsas, mantas y cualquier material que sea útil para hacer cajas

Puedes conseguir cajas de cartón preguntando a los comercios de tu barrio. Compra cinta adhesiva y ten a mano un buen rotulador. También puedes hacerte con papel de burbujas o periódicos para las cosas más frágiles.
Descarga nuestra checklist gratuita y planifica tu mudanza

SEMANA 2: EMPIEZA A DESMONTAR

mudanza_consejos

Es la semana de empezar a avanzar y empaquetar lo que no necesites en tu día a día.

5. Primeras cajas

Empieza a empaquetar todo lo que no necesitas en tu día a día. Hacer las primeras cajas con antelación te relajará y te hará sentir que todo está bajo control. Ropa de otras temporadas, libros o carpetas de apuntes…

Muy importante: Intenta que las cajas sean pequeñas. Si son muy grandes, no las llenes del todo o combina cosas pesadas con ropa. Si no, no habrá quien las levante.

6. Desmontar los primeros muebles

Si la furgoneta es grande, habrá muebles que quizás no necesites desmontar, como cómodas o mesas. Pero sí que debes desmontar tú mismo armarios o muebles grandes, con tiempo.   ¡La cama aún no la desmontes!

Muy importante: Guarda las piezas y las instrucciones de montaje en una misma caja o bolsa, con bolsitas de plástico pequeñas que señalen el mueble al que pertenecen.

7. Vaciar la cocina, el baño y limpiar

  • Una de las cosas que dan más pereza. En esta segunda semana aprovecha para vaciar armarios y hacer cajas de utensilios. (Tenlas abiertas para seguir usándolo todo), pero así podrás limpiar armarios e irte ahorrando un día de limpieza. Las cajas de cartón sin cubierta son muy útiles para almacenar comida.
  • Haz lo mismo con el baño y prepárate un neceser con lo más básico. Para evitar derrames, sella los tapones con cinta y guárdalo todo en cajas pequeñas donde puedan sostenerse de pie.

SEMANA 3: EL ÚLTIMO ‘SPRINT’

house-1834826_1920

8. Separa lo básico

Aparta ya lo que necesitarás esa última semana antes de la mudanza: ropa, neceser o utensilios básicos de cocina. El resto, en cajas. Apunta con un rotulador de qué habitación es cada cosa.

9. El día antes

  • Acaba de cerrar todas las cajas.
  • Puedes desmontar la cama y dormir sobre el colchón esa misma noche. (Si vives en pareja puede incluso ser romántico).
  • Deja un rincón de la casa para las cosas más frágiles, cosas que si no caben en la furgo sabes que puedes llevarte en un viaje en coche, o cosas que necesitas más a mano: ordenadores, lámparas de mesa, papeles importantes.

10. El mismo día de la mudanza

  • Cubre el colchón o colchones con un par de fundas en cada lado para evitar que se ensucie.
  • Si sois más de uno o más de dos, una persona puede ir aspirando el suelo de las habitaciones conforme se vayan vaciando.
  • En la furgoneta: primero carga los muebles más voluminosos, luego las cajas más pesadas y luego lo más ligero. Usa cuerdas para asegurarlo todo.
  • Y no te hagas daño. Usa rudas para muebles pesados, trabaja en equipo y agáchate para cargar cajas.

11. Repaso final

El repaso final del piso que dejas incluye desenroscar bombillas, vaciar la nevera con las últimas cosas, abrir el buzón por última vez… Si puedes, resérvate un día después de la mudanza para dejar el piso completamente limpio y vacío.

12. En la nueva casa

Primero monta los muebles más imprescindibles: cama y armario. Luego vacía las cajas mientras doblas los cartones para no ocupar tanto espacio. Prioriza la cocina y el baño.

13. ¡Celébralo!

Vete a tomar algo con quien te haya ayudado a hacer la mudanza. Hay mucho trabajo por hacer pero también algo que celebrar. Además, lo peor de todo ya ha pasado. 😉

¿Planificando tu mudanza? Usa nuestra checklist y no olvides ni un detalle.

Posts relacionados