Cómo usar plástico de burbuja para tu mudanza

Cómo usar plástico de burbuja para tu mudanza

¿Inmerso en un proceso de mudanza? Lo primero que te recomendamos es mantener la calma. Y es que sabemos que estos momentos suelen ser periodos de estrés, con muchas cosas que hacer y una lista que parece no terminar nunca.

Una de las tareas menos agradecidas es, sin duda, la de empaquetar todas nuestras pertenencias.

Hacerlo de forma ordenada y cuidadosa será clave para evitar sorpresas en el futuro. Y es que además de ayudarnos a colocarlo todo después, también aseguraremos que ninguna de nuestras cosas resulte dañada en el transporte.  

Consejos para empaquetar nuestras pertenencias para la mudanza

Evita sobrecargar las cajas

Uno de los primeros pasos que deberemos tener en cuenta será el de escoger los materiales con los que empaquetaremos nuestras pertenencias. Si usarás una furgoneta para la mudanza, lo recomendable es utilizar cajas, ya que pueden colocarse de forma mucho más sencilla en el transporte.

Recuerda siempre no cargarlas más de 25 kg, ya que sino su transporte se hará mucho más complicado.

Descarga nuestra checklist gratuita y planifica tu mudanza

Protege tus cosas

Una vez colocadas y etiquetadas las cosas, procederemos a protegerlas. Existen distintos tipos de materiales de embalaje que podemos utilizar. Dependiendo de la fragilidad de los elementos escogeremos materiales como el papel de periódico, las mantas o el papel de burbuja, el más recomendable tanto para menaje frágil como vajillas o vidrios o para embalar colchones, sofás y otros muebles de gran tamaño.

Además, por supuesto, el papel de burbuja es especialmente útil para embalar electrodomésticos, televisores, cuadros…

Consejos para embalar con papel de burbuja en la mudanza

Selecciona el tamaño correcto

En primer lugar, es importante saber qué papel de burbuja escoger. Mientras que el de burbujas pequeñas es el más común y se utiliza tanto para embalar como para rellenar los huecos en las cajas, el de burbuja grande está especialmente indicado para proteger objetos frágiles y delicados como aparatos electrónicos, televisores, etc.

Maximiza la protección

Al embalar es recomendable poner las burbujas en contacto con el objeto que estemos protegiendo, es decir, boca abajo.

Dependiendo del tipo de papel de burbuja que hayamos comprado, es posible que este esté formado por 2 o 3 capas. En ese caso, el lado utilizado no será tan relevante, ya que la protección conseguida es mucho mayor.

Coloca los elementos por separado

Y es que aunque pienses que puedes ahorrar empaquetando varias cosas en conjunto, lo cierto es que esa técnica puede ser la responsable de que algunos de esos objetos sufran rayajos.

Una vez empaquetado, séllalo con cinta aislante o celo de buena calidad para que el papel de burbujas no se mueve y tus cosas continúen estando bien protegidas.

No te olvides de identificar tus cajas

El último paso es clave, tanto si el transporte lo realizarás tú mismo o una empresa de mudanzas, y consiste en etiquetar todos estos objetos con una etiqueta de ‘FRÁGIL’. Coloca esta distinción en uno o varios lugares bien visibles, con un rotulador permanente y vistoso.

Siguiendo estos sencillos consejos te asegurarás de la integridad de todas tus pertenencias durante todo el servicio de mudanza.

¿Planificando tu mudanza? Usa nuestra checklist y no olvides ni un detalle.

Posts relacionados